En pruebas. He tenido que resetear la base de datos. Algo falla….

0

Posted by rdm | Posted in Sin categoría | Posted on 14-12-2014

Mal rollito algo me falla y no lo veo.

Prueba de vuelta.

0

Posted by rdm | Posted in Sin categoría | Posted on 10-09-2013

Tras dos años en la oscuridad, vuelvo.

El peligro de no leer lo que firmas, ¡Cuidado en las claúsulas de los contratos!

0

Posted by rdm | Posted in CURIOSIDADES, Sin categoría | Posted on 21-04-2010

Miles de compradores por Internet venden su alma por no leer la letra pequeña.

Podría ser una de las mejores campañas de publicidad de la historia. La tienda de videojuegos ‘GameStation’ ha revelado que posee las almas de unos 7.500 clientes gracias a una cláusula legal que incluyó en los términos y condiciones de compra de su tienda ‘online’. Y ahora puede exigirlas.

La compañía británica introdujo esta letra pequeña el 1 de abril, cláusula por la que se reservaba el derecho a exigir el “alma inmortal” de sus clientes cuando quisiera, según publica la ‘Fox‘.

“Al enviar una orden de compra por la web el primer día del cuarto mes del año 2010, Anno Domini, estás de acuerdo en concedernos la opción no transferible de reclamar, por ahora y para siempre, tu alma inmortal. Si deseamos ejercer esta opción, permitirás rendir tu alma inmortal y cualquier reclamación que puedas tener sobre ella en un plazo de cinco días laborales tras recibir la notificación escrita de Gamestation o uno de sus secuaces debidamente autorizados”, reza la letra pequeña.

“Nos reservamos el derecho de hacer esta notificación en flamígeras cartas de seis pies (1,8 metros) de alto, y podemos no aceptar ninguna responsabilidad por la pérdida o daño causados por tal acto. Si tú a) no crees tener alma inmortal, b) habérsela ya dado a otro, o c) no quieres concedernos tal licencia, pinche por favor en el enlace inferior para anular esta cláusula y proceder con la transacción”, añade.

La ‘broma’ tuvo lugar el April Fool’s Day, día de los inocentes británico, pero confirmó una realidad: nadie lee la letra pequeña.

infierno